AMARSE A UNO ES EL COMIENZO DE UN ROMANCE DE POR VIDA

Oscar Wilde nos dejó esta reflexión sobre la autoestima y sus implicaciones positivas

VALORAMOS TU SITUACIÓN DE UNA FORMA GLOBAL, INCIDIENDO SOBRE TODO EN LA PARTE HUMANA Y RELACIONAL DE TU PROPIO ENTORNO

ANSIEDAD

Nos sentimos ansiosos ante situaciones que percibimos como amenazantes aunque no constituyan peligros reales tales como el trabajo, relaciones sociales, hablar en público, inminencia de exámenes, visión de ciertos animales, volar en avión, etc …

Las personas que padecen Ansiedad Social muestran un miedo extremo a la hora de tener que tomar parte en situaciones sociales, a sentirse observadas y evaluadas por los demás, llegando a sentirse paralizadas o tan nerviosas que tratan de evitar participar en cualquier situación que requiera interacción con personas desconocidas con las que tenga que hablar o se sientan juzgadas.

Probablemente se trate de personas tímidas, pero no hay que confundir ambas cosas. La timidez, si bien puede conllevar un cierto malestar, no interfiere con las funciones normales de la vida diaria, mientras que la ansiedad social limita y bloquea dichas funciones, ya que la persona evita, se paraliza o huye de situaciones que le provocan ansiedad, por el malestar que le ocasiona.

Principales síntomas:

  • Sudoración
  • Temblores, sensación de hormigueo en músculos
  • Aceleración del ritmo cardíaco
  • Hiperventilación
  • Náuseas, sequedad de boca
  • Ruboración

En el TAG o Trastorno de Ansiedad Generalizada no se teme a nada en particular sino a todo al mismo tiempo. La ansiedad no se limita a una o varias situaciones como ocurre con el resto de los trastornos de ansiedad, sino que se generaliza a todas las situaciones, incluso a las pequeñas cosas de la vida.

El problema real al que se enfrenta una persona con ansiedad generalizada es distinguir lo que es posible de lo que es probable. Es como si siempre hubiera algo de que preocuparse y la persona teme que en cualquier momento algo pueda ir mal. El resultado es una preocupación excesiva, acompañada de un estado de vigilancia continua, tensión muscular o irritabilidad.

Sus principales síntomas son:

  • Preocupación constante y exagerada.
  • Agitación, tensión e irritabilidad.
  • Problemas de concentración
  • Alteraciones del sueño
  •  Temblores
  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Tensión muscular
  • Sudoración
  • Respiración agitada

La principal característica del TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo, es la aparición en el paciente de ideas indeseadas o irracionales, que aparecen de forma repetitiva y persistente, y que provocan una gran ansiedad y malestar. Estamos hablando de las Obsesiones.

Con la finalidad de controlar estos síntomas de ansiedad, la persona que padece TOC realiza una serie de rituales o Compulsiones, que si no pueden ser realizadas, provocan un aumento de estos síntomas de ansiedad. Normalmente, la persona reconoce en algún momento que estas obsesiones y compulsiones son excesivas o irracionales.

Síntomas:

  • Ideas recurrentes, inadecuadas o irracionales que provocan altos niveles de ansiedad.
  • Rituales que suponen una pérdida de tiempo significativa (más de una hora al día), o una interferencia marcada en la rutina cotidiana de la persona, en sus relaciones laborales, su vida social…
  • Sentimientos de excesiva responsabilidad y culpa
  • Trastornos del sueño
  • Problemas conyugales, laborales, sociales
  • Depresión
  • Otros trastornos de ansiedad (fobias, angustia…)
  • Trastornos de alimentación

Obsesiones más frecuentes:

  • Contaminación (ej. miedo a contraer una enfermedad al estrechar la mano a los demás)
  • Dudas repetitivas (ej. preguntarse si ha cerrado la puerta de la calle con llave o no)
  • Orden (disponer las cosas siempre en un mismo orden determinado)
  • Pensamientos de carácter agresivo que horrorizan a la propia persona (ej. hacer daño a un bebé)
  • Fantasías sexuales (imágenes pornográficas recurrentes…)

La característica principal del TEPT o Trastorno de Estrés Postraumático es la aparición de síntomas de ansiedad después de haber vivido o presenciado un acontecimiento traumático, muy estresante y donde el paciente ha creído que su vida o la vida de otros corría peligro.

Nos estamos refiriendo a accidentes con víctimas mortales o heridos, secuestros, asesinatos, abusos, robos, enfermedades, combates de guerra, atracos o cualquier otra situación que pueda implicar un riesgo para la vida o la integridad física. En muchas ocasiones no es necesario que el paciente haya experimientado por sí mismo estas situaciones, puesto que la narración de estos hechos por parte de alguien cercano puede ser suficiente para desarrollar la sintomatología propia del TEPT.

Los síntomas del TEPT:

  • Reexperimentación constante del acontecimiento traumático, en forma de flashback o pesadillas.
  • Temor muy intenso ante el recuerdo del hecho traumático y de la posibilidad de que vuelva a ocurrir.
  • Trastornos del sueño
  • Sentimientos de culpa (en caso de haber sobrevivido a una situación en la que otros fallecieron)
  • Alucinaciones auditivas (en algunos casos)
  • Somatizaciones

DEPRESIÓN

La depresión es uno de los problemas psicológicos más dañinos e incapacitantes, ya que afecta no sólo a nuestras emociones, haciéndonos sentir una tristeza y un desánimo constantes, sino también a nuestro modo de pensar (nuestros pensamientos son negativos, enlentecidos y con una tendencia exagerada a la culpabilidad y a infravalorarnos).

Síntomas:

  • Tristeza, estado de ánimo depresivo
  • Llanto, ganas de llorar
  • Irritabilidad
  • Cansancio, falta de energía
  • Falta de iniciativa para hacer cosas (hasta las más simples)
  • Alteraciones del sueño
  • Alteraciones del apetito
  • Disminución o ausencia del deseo sexual
  • Ansiedad
  • Dolores difusos
  • Autoestima baja
  • Pensamientos negativos recurrentes

ADICCIONES

La principal característica de la adicción es la pérdida de control. Esta es la razón por la que ni la fuerza de voluntad, ni la presión de familiares o amigos son suficientes para dejar el consumo. Esta falta de control afecta negativamente a las diferentes áreas de la vida de la persona adicta y a su entorno.

Concedemos un papel fundamental a la familia en el proceso terapéutico, ya que su implicación es un parte importante en la recuperación del paciente repercutiendo en el bienestar integral de todos los miembros de la familia.

Las personas adictas o que abusan del alcohol con frecuencia:

  • Siguen bebiendo aunque vean afectada su salud, el trabajo o la familia, suelen beber solas y se vuelven violentas al hacerlo.
  • Se vuelven hostiles cuando se les pregunta por la bebida
  • No controlan la bebida, son incapaces de suspender o reducir el consumo de alcohol
  • Inventan excusas para beber
  • Faltan al trabajo o al colegio, o desatienden sus obligaciones
  • Dejan de formar parte en actividades sociales
  • Necesitan consumir alcohol para lograr pasar el día
  • Descuidan su aspecto, no comen bien
  • Tratan de ocultar el consumo
  •  Tiemblan por las mañanas o después de períodos sin beber
  • Necesitan beber cada vez más cantidad para conseguir los mismos efectos
  • Después de beber compulsivamente pueden tener lapsus de memoria (lagunas)
  • Presentan síntomas de abstinencia cuando llevan un tiempo sin beber (ansiedad, nerviosismo, confusión, fatiga, irritabilidad, piel fría y húmeda, pupilas dilatadas, dolor de cabeza, insomnio, inapetencia, náuseas y vómitos, palidez, frecuencia cardíaca alterada, sudoración, temblor corporal…)

La cocaína es un estimulante del sistema nervioso central y sus efectos dependen del tipo de administración, la vía y la dosis.

El cuadro clínico que genera la dependencia a la cocaína presenta:

  • Pérdida de control sobre el consumo. Conductas de riesgo y autodestrucción
  • Consumo compulsivo alternado con breves períodos de abstinencia
  • Deseo que se incrementa durante la abstinencia
  • Urgencia de consumir más tras experimentar los efectos iniciales
  • Apatía, depresión
  • Pensamientos constantes sobre la cocaína
  • Dificultad para prestar atención, alterándose también la concentración y la memoria
  • Falta de motivación y déficit de las funciones ejecutivas
  • Trastornos del sueño y de la alimentación
  • Cefaleas crónicas
  • Lesiones en la mucosa nasal
  • Deterioro grave de la salud, economía, relaciones familiares, trabajo…
  • Consumo de otras drogas, preferentemente alcohol
  • Negación de la enfermedad o sobreestima de la capacidad propia para dejar el consumo

La forma principal de consumo del cannabis es por vía pulmonar. Después de inhalar el humo de un cigarrillo de marihuana los efectos son casi inmediatos, de manera que los principios activos de absorben rápida y eficazmente por inhalación.

Los principales efectos que produce su consumo son:

  • A nivel del sistema cardiovascular: bradicardia, hipotensión, taquicardias.
  • A nivel respiratorio: broncodilatación, laringitis, bronquitis…
  • En cuanto al aparato digestivo, el más frecuente es la diarrea
  • Enrojecimiento ocular
  • Cuando las dosis son muy elevadas se pueden producir alucinaciones, desorganización del pensamiento y una pérdida del sentido del tiempo

Entre los distintos grupos de drogas de diseño, mencionamos el éxtasis por ser una de las más utilizadas.

El éxtasis se absorbe muy bien por todas las vías de administración y alcanza su concentración máxima a las 2 horas, ya que atraviesa sin dificultad las barreras orgánicas.

La mayoría de las personas que consumen éxtasis usan también otras drogas, como tabaco o alcohol. Habitualmente también son consumidores de hachís, de forma regular.

Sus efectos se inician entre 20 y 30 minutos después de la ingesta con síntomas leves que van progresando hasta alcanzar su máxima intensidad entre una hora y hora y media después.

Al principio la persona siente escalofríos y sensación de vacío en el estómago, y seguidamente aparece lo que denominan “subidón”: incremento de presión arterial y ritmo cardíaco, taquicardia, euforia, baile continuado, calor, náuseas, sequedad de boca, perdida del apetito, ansiedad

Uno de los efectos del consumo de éxtasis, es el hecho de que la temperatura corporal llegue a alcanzar los 42ºC, como consecuencia de bailar durante horas, sumado a las altas temperaturas de los locales nocturnos. Esto puede llevar a una deshidratación.

Incluso después de que se haya eliminado la sustancia del organismo, permanecen los llamados “efectos residuales”:

  • Trastornos del sueño
  • Anorexia y pérdida de peso
  • A nivel muscular: entumecimiento, síndrome de las piernas cansadas, dolores musculares
  • Disminución del deseo sexual
  • Ansiedad, trastornos de pánico, irritabilidad
  • Flashbacks, paranoias
  • Pérdida de memoria, dificultades de concentración

El juego patológico (ludopatía) no es una droga, pero sí se considera como una adicción, ya que se han encontrado muchos aspectos comunes con el alcoholismo y la dependencia a otras drogas. Una persona puede dejar de ser un jugador social y convertirse en un jugador “patológico”, este proceso suele durar años y pasa por distintas fases:

  • Fase de ganancias: la persona juega poco, no siendo extraño que consiga algún premio, por lo que comienza a dar importancia a las ganancias y a minimizar las pérdidas, con lo que aumenta su optimismo y autoestima.
  • Fase de pérdidas: la frecuencia y la cantidad de dinero invertido va aumentando, se incrementan también las pérdidas y la persona se va endeudando, entrando en un círculo vicioso del que le resulta difícil salir. En esta fase el ámbito social y laboral comienza a verse afectado, y es difícil que la persona reconozca el problema. La familia suele hacerse cargo de las deudas, haciendo eludir sus responsabilidades a la persona que juega.
  • Fase de desesperación: al cabo de poco tiempo, el jugador recae otra vez en su conducta de juego, pero trata de ocultarlo. Llega un momente en que se ve atrapado por las deudas y los problemas, lo que puede llevarle a cometer actos ilegales para conseguir dinero y seguir jugando. El deterioro familiar ya es extremo y empeora mucho más cuando al juego se suma el consumo de alcohol.

A la ludopatía se le asocian una serie de problemas como el consumo de drogas (alcohol, tabaco), depresión, ansiedad, problemas familiares, aislamiento social, menor implicación en el trabajo, problemas legales…

1. FOMO o la obsesión por perderse algo
Una de los nuevos trastornos del que últimamente más están alertando los psicólogos es el FOMO (Fear of Missing Out) o la obsesión por perderse algo de lo que está sucediendo en la red. La personas que lo sufren siente miedo o temor a estar desconectado de su vida virtual, lo que le lleva a tener ansiedad y la idea recurrente de estar perdiéndose algo.

2. La ‘whatsappitis’ o ser adictos al Whatsapp
Otra de las nuevas adicciones tiene que ver con el Whatsapp, los médicos ya alertan de casos de personas con dolor en las falanges y muñecas (tendinitis) por un uso abusivo de esta app; dolencia que ya se ha bautizado con el nombre de ‘whatsapitis’. Para evitarlo, los médicos aconsejan un uso responsable, una escritura más relajada y corregir la postura mientras escribimos.

3. Nomofobia o ansiedad por la ausencia de movil
En este caso, el trastorno se refiere al cuadro clínico que se produce cuando una persona siente ansiedad o angustia ante la ausencia de teléfono móvil, es decir, al olvido, pérdida o sustracción de este. De la misma forma se produce nomofobia cuando nos sentimos excluidos del grupo en el caso de no estar conectados mediante nuestros dispositivos.

4. Phubbing o utilización enfermiza del smartphone
Cada vez es más común ver a personas sentadas en la misma mesa a comer y sólo hacer caso al móvil, aquí se podría decir que sufren Phubbing. Esta adicción se refiere a aquellas situaciones sociales donde el protagonista no son ni las reuniones ni la compañía humana, sino la utilización cuasi enfermiza de comunicarse mediante smartphones.

5. Vibranxiaety o vibración fantasma
«¿Alguna vez has ido corriendo a ver tu smartphone cuando has oído una alerta y resulta que no había nada? ¿Alguna vez has creído que el móvil vibraba, comprobando después que no lo hacía?», pregunta la experta para referirse a la obsesión o dependencia por el sonido o vibración del móvil. Estos son los efectos colaterales de una obsesión que nos conectan inmediatamente con la sensación de llamada.

6. Enganchados a las redes sociales
El uso de las redes sociales también puede traer consigo consecuencias nefastas si no se les da el uso adecuado, incluso pueden crear adicciones importantes. «Las redes sociales son una gran adición ya para muchas personas», ya que es el principal problema es el aislamiento social.

El tabaco es uno de los hábitos más comunes, a pesar de los efectos nocivos que produce su consumo. Las personas fumadoras sostienen que su consumo calma los nervios y que también funciona como un estimulante. Estos son los principales efectos que produce la nicotina, dependiendo de la dosis, de la actividad de la persona y de su constitución física y psicológica.

El tabaquismo, considerado como una adicción de riesgo voluntario, es un hábito que una vez iniciado es difícil dejarlo, ya que pasa a ser parte del estilo de vida de la persona.

Sin embargo, actualmente, las personas son mucho más conscientes de sus efectos y por ello cada vez se implementan más métodos para controlar esta adicción y dejar de fumar: pastillas, chicles, parches, medicamentos, terapias psicológicas…

Síntomas de tabaquismo:

  • Fracaso en los intentos de dejar de fumar
  • Dificultad para establecer y/o respetar áreas libres del fumador/a
  • Fumar cuando se está enfermo/a
  • Intranquilidad, ansiedad, irritabilidad, nerviosismo
  • Cansancio (a veces desaparece al fumar)
  • Dificultad de concentración
  • Estreñimiento
  • Dolor de cabeza
  • Dificultad para respirar, que se acentúa con el mínimo esfuerzo
  • Ronquera
  • Tos bronquial matinal
  • Impotencia a edades precoces
  • Coloración amarillenta en los dientes
  • Dolores torácicos difusos
  • Bronquitis estacionales
  • Halitosis (mal aliento)

Efectos directos del consumo del tabaco:

  • Sensación de placer, estado subjetivo de excitación y euforia, con alivio de ansiedad
  • Disminución del olfato y del gusto
  • Aumento de la presión arterial

TODA PERSONA TIENE CAPACIDAD PARA CAMBIARSE A SÍ MISMA

El psicólogo Albert Ellis, creador de la terapia racional emotiva, habla de este modo acerca de las potencialidades humanas y nuestra capacidad para adaptarnos a las situaciones.

ALIMENTACIÓN

Los llamados trastornos de la alimentación son alteraciones en los comportamientos relacionados con la ingesta de alimentos, que conllevan el desarrollo de enfermedades. En su aparición y desarrollo están presentes la ansiedad y una preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico.

Además de las alteraciones de la conducta alimentaria, también puede observarse aislamiento, cansancio, irritabilidad, vergüenza y culpa, conductas violentas, hiperactividad y negación de la conducta.

Resaltamos el papel fundamental que tiene la colaboración y la implicación de la familia en el tratamiento, así como la importancia de ofrecerles información sobre la dinámica que conlleva este tipo de problemas y sus consecuencias.

Se caracteriza por una pérdida significativa del peso corporal, reduciendo el consumo de alimentos. La persona anoréxica restringe especialmente los alimentos “que engordan” y puede recurrir a los vómitos, experimentando un miedo intenso al aumento de peso, a pesar de que éste disminuye cada vez más y de una manera alarmante.

La persona niega su pérdida de peso y no suele tener conciencia de enfermedad. Las preocupaciones por los alimentos se vuelven obsesivas, la necesidad de “control” y exigencia perfeccionista de su apariencia se va haciendo cada vez más imperiosa causando un gran sufrimiento.

Aproximadamente la mitad de las personas anoréxicas experimentan también episodios bulímicos, ingiriendo cantidades de alimentos superiores a lo normal, seguidos por vómitos, laxantes, diuréticos…

El trastorno de alimentación impacta en toda la familia hasta el punto de desatender las demás necesidades, todos los miembros implicados pueden estar sometidos a estrés. De ahí el papel fundamental que la familia cumple en la vida de la persona con anorexia, y su participación activa en la terapia.

Síntomas:

  • Rechazo a mantener el peso corporal por encima del mínimo normal para la talla y la edad
  • Adopción de dietas, que dan a la persona sentimiento de poder y control
  • Único objetivo: “ser delgado/a”
  • Carácter hostil e irritable. Sobreviene la depresión
  • Actividad física intensa
  • Miedo intenso a ganar peso (incluso con peso inferior al normal)
  • Distorsión de la imagen corporal
  • En la mujer, ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos
  • Negación del “problema”
  • Estreñimiento
  • Hipotermia
  • Preocupación obsesiva por las calorías de los alimentos
  • Vómitos
  • Preocupación por las comidas y su preparación
  • Guardar, esconder o tirar comida
  • Dolor abdominal
  • Hiperactividad

Es una enfermedad que produce desarreglos en la ingesta, con períodos de compulsión y dietas abusivas, asociados a vómitos, laxantes y diuréticos. Suele aparecer más en las mujeres que en los hombres, normalmente en la adolescencia y puede llegar a durar muchos años.

Las personas que padecen bulimia sienten culpa por comer demasiado, suelen provocarse vómitos y realizar ayunos. Por esto pueden presentar oscilaciones bruscas del peso corporal.

Síntomas:

  • Fuertes deseos de comer alimentos dulces y ricos en grasas
  • Ingestas compulsivas
  • Sentimientos de culpa después de un episodio, provocando vómitos y usos de laxantes
  • Ansiedad y compulsión por la comida
  • Deshidratación, a causa de los vómitos
  • Alteraciones menstruales en la mujer
  • Aumentos y descensos bruscos de peso

PSICOLOGÍA DEPORTIVA

El desarrollo interior y la estabilidad mental son dos objetivos claros de quiénes aspiran al éxito en sus disciplinas deportivas. De hecho, muchos de los grandes logros, sólo se explican si se tienen en cuenta los factores psicológicos que potencian las virtudes físicas.

Así, las demandas de rendimiento de cada especialidad deportiva, requieren que el deportista funcione, psicológicamente, de una determinada manera (y no de otra), para poder decidir y actuar con la mayor eficacia posible, y tener por ello una opción más favorable para conseguir el éxito en la competición.

Desde esta perspectiva, se contempla que el funcionamiento psicológico, puede influir, positiva o negativamente, en el funcionamiento físico, técnico y táctico/estratégico de los deportistas; y que, por tanto, es muy importante controlarlo en la dirección adecuada (en lugar de dejarlo al azar), con el propósito de optimizar (en vez de perjudicar) el rendimiento deportivo.

INFANCIA Y ADOLESCENCIA

Ofrecemos de forma sencilla, estructurada y eficiente, las pautas para conseguir fomentar y aumentar en nuestros hijos las conductas adecuadas y deseables, así como reducir los comportamientos desadaptativos.

  • Ansiedad infantil o de separación
  • Depresión (Irritabilidad, alteraciones del apetito, falta de concentración)
  • Problemas en el rendimiento escolar, poca confianza en sí mismo
  • Desinterés y/o apatía, retraimiento social, sentimientos de culpa
  • Agresividad, quejas somáticas (dolor de barriga, de cabeza, etc.)
  • Trastornos del sueño
  • Celos
  • Cambios de estado de ánimo
  • Problemas de alimentación
  • Problemas con la aceptación de su propia imagen
  • Miedos y fobias
  • Problemas de pareja derivados de la problemática del niño/niña, o influyentes en la misma
  • Conductas agresivas
  • Dificultades en el control de los impulsos
  • Timidez y/o aislamiento social
  • Alteraciones del sueño
  • Problemas de control de esfínteres (enuresis y/o encopresis)
  • Adicciones (sustancias, juegos…)
  • Diagnóstico y Tratamiento del Déficit Atención con Hiperactividad (TDAH)
  • Fracaso escolar

PAREJA Y SEXUALIDAD

Son muchas las situaciones que ponen en peligro a la pareja: relaciones extra-matrimoniales, mal reparto de tareas domésticas, exceso de trabajo, mala situación económica, roles mal establecidos… Estos problemas se convertirán en el centro de nuestros conflictos en función de que nosotros lo permitamos. Es fácil caer en la descalificación, en la indiferencia o incluso en la agresión en las situaciones difíciles, generándose un círculo vicioso de resentimiento en el que respondemos de forma negativa a lo que la otra persona nos dice, de forma negativa también.

Respecto a la sexualidad, aunque son muy pocas las personas que hablan de ello, casi la mitad de la población ha sufrido en algún momento un trastorno sexual. Este tipo de problemas suele conllevar un alto grado de sufrimiento personal, pudiendo acarrear o darse a la vez que problemas de pareja, ansiedad, problemas de autoestima o, incluso, depresión. Son razones de tipo cultural y tabúes sociales los que nos hacen no pedir ayuda y poner solución a estos problemas.

Si bien es cierto que una parte de las disfunciones sexuales puede estar provocada por problemas médicos, son, en su mayor parte, los problemas psicológicos los que se encuentran detrás, en el origen y el mantenimiento de estas disfunciones. Son la ansiedad, las creencias erróneas acerca del sexo, los problemas de pareja y ciertos miedos no resueltos las principales causas de las disfunciones sexuales.

Inapetencia Sexual

Definir este problema es muy difícil, y sólo un profesional está capacitado para valorar cuando se trata de una disfunción por inapetencia, ya que la frecuencia con la que se producen los contactos sexuales varía mucho de una persona a otra, e incluso si hablamos de una misma persona, de unos momentos a otros de la vida. Algo que siempre está presente en la Inapetencia Sexual es la insatisfacción de uno de los miembros de la pareja.

Trastorno de la excitación sexual

Así llamamos a los problemas derivados de la incapacidad de excitarse en una mujer.

Disfunción eréctil

Se puede dar en diferentes grados. Es posible que nunca, o durante una temporada muy larga, no se haya producido una erección, a pesar de existir una estimulación suficiente. En este caso es más probable una causa médica, y habría que descartarla en primer lugar. En el caso de que se pueda conseguir una erección cuando se esté solo, pero no con la pareja, o si cuando se consigue no se puede mantener durante el tiempo suficiente para realizar el acto sexual (penetración y coito), la causa psicológica es la más problable. Cerca del 85% de los casos de disfunción eréctil tienen un origen de tipo psicológico.

Cerca del 85% de los casos de disfunción eréctil tienen un origen de tipo psicológico.

Eyaculación precoz

Este trastorno suele tener su origen en un problema de ansiedad; en muchas ocasiones el varón sufre una ansiedad excesiva por satisfacer a su pareja, o por tener un buen rendimiento durante el acto sexual, equiparando su valía a cómo se comporte durante el mismo.

Eyaculación retardada

Se refiere a la incapacidad para experimentar un orgasmo, siendo la estimulación suficiente para ello. Suele tener un fuerte componente psicológico, y la eficacia del tratamiento es muy alta.

Anorgasmia femenina

Es equiparable a la eyaculación retardada en hombres, y al igual en que en ésta, hay dos grandes factores que influyen: la no concentración en las propias sensaciones, y el desplazamiento del interés sexual hacia otras cuestiones (se piensa en otras cosas), además del exceso de control, es decir, la incapacidad de dejarse llevar por la excitación, lo que impide la actuación del sistema nervioso parasimpático, el encargado de producir el orgasmo.

Vaginismo

El vaginismo es la imposibilidad de realizar el coito, debido a la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina. Detrás del vaginismo suele haber un problema de ansiedad, y las primeras experiencias suelen haber estado caracterizadas por la tensión, por el estrés, por la falta de tacto o de experiencia de la pareja,  todos estos factores pueden haber provocado una respuesta de contracción de los músculos vaginales, lo que produce dolor.

COACHING PERSONAL

El coaching personal es el arte de facilitar el desarrollo potencial de las personas para alcanzar objetivos coherentes y cambios en profundidad. En este proceso, el coach ayuda a las personas a esclarecer sus metas, y a ponerse en camino para alcanzarlas.

Descubre el Motor que te impulsa con una nueva visión y perspectiva de la motivacion, utilizando el lenguaje de conductas DISC, Coaching e Inteligencia Emocional, así como los últimos descubrimientos en neurociencia.

La Motivación no siempre es evidente. Ahora bien, con las herramientas adecuadas que cuenten con fundamento
científico por un lado, y trabajando la Emocionalidad con los últimos avances en Neurociencia, Coaching y PNL, por otro, podemos descubrir y medir cuales son las claves de nuestras motivaciones y las de nuestro equipo.

Con Técnicas de Coaching podrás:

  • Tomar Conciencia de aquello que te motiva e impulsa para tomar acciones.
  • Ser capaz de integrar una nueva Visión más objetiva, que te permita comprenderte más a ti mismo y a los demás.
  • Incrementar tu círculo de influencia ante las situaciones y personas
  • Conocer el poder de las Emociones y su impacto en las personas y entorno.
  • Generar climas Posibilitadores y Potenciadores.
  • Realizar un Plan de Acción Individual para el Giro Definitivo hacia tus retos.

¿A quién va dirigido?

  • Personas que tengan inquietudes relacionadas con el desarrollo personal y las relaciones interpersonales.

LA TAREA QUE DEBEMOS ESTABLECER PARA NOSOTROS MISMOS NO ES ESTAR SEGUROS, SINO SER CAPACES DE TOLERAR LA INSEGURIDAD

Erich Fromm

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe mensajes positivos y motivadores, textos para pensar y recapacitar, nuevas técnicas de terapia y otras novedades de nuestro blog que te pueden interesar para mejorar personalmente.